miércoles, 22 de febrero de 2012

Jorge Drexler habla de cine, vallenato y la web en Bogotá/ Colombia.


El año de 1992 fue fundamental en la vida de Jorge Abner Drexler Prada. Lanzaba 'La luz que sabe robar', su ópera prima, y se licenciaba de médico en la Universidad de la República Oriental del Uruguay. Veinte años después se encuentra con los colombianos para celebrar una carrera cargada de premios, fanáticos y estremecedoras canciones.
Para celebrar las dos décadas de éxito, el cantautor uruguayo presenta su gira 'Mundo Abisal', un espectáculo abierto a la experimentación musical y escénica. Bogotá y Medellín son las plazas elegidas para presentar un formato en solitario donde el músico hará un recorrido por diferentes temas de su discografía con altas dosis de interacción con el público.
Sin embargo el primer encuentro lo tuvo con los medios colombianos en una rueda de prensa cargada de reminicencias y reflexiones.
Desde un primer momento quedó claro que la conversación que pretende Drexler con su público es sincera. Frente a la problemática de las nuevas tecnologías y la música, el artista propuso un diálogo más creativo y activo, en lugar de caer en los lugares comunes del alegato y el enfrentamiento. "Me encantó una frase que dijo Leonard Cohen cuando le dieron el Príncipe de Asturias y que fue muy enriquecedora para mí. Decía algo como: ante la angustia que puede sentir el sector de la música en esta época, siempre combatirla con las armas de la elegancia y la creatividad", dijo el montevidiano.
El encuentro se fue decantando sobre la visión del propio Drexler sobre su trabajo como compositor para discos y compositor para películas. Dos formatos donde la canción interactúa con el público de maneras diferentes y con intenciones distintas. "Yo no escribo sobre temas, por lo general el tema aparece después. Yo escribo más parecido a quien hila cuentas en un collar, busco que combinen y cuando ya hay algo hilado, observo que hay una tendencia que está hablando de algo", aseguró Drexler cuándo le preguntaron por su forma de componer.
"Para escribir en una película tienes que entender que eres parte de un todo, en ese sentido no escribes desde cero, siempre hay unos parámetros dados. Cuando yo escribo para cine no busco un tema, busco una metáfora de donde pueda tirar. En “Al otro lado del río”, la imagen del Ché cruzando el río de lado de los pudientes al lado de los desfavorecidos es una metáfora vital. Me soñé con eso y me levanté con el estribillo", confesó el compositor.
Al final la visita de Drexler deja un aliento reconfortante ante un público que lo quiere y lo reconoce. Su relación con Colombia es estrecha y especial. Él mismo lo confirmó cuando le preguntaron por su visión del país: " Me gusta la actitud proactiva que tiene el país. Me parece un ejemplo que a pesar de haberse enfrentado con cosas muy duras vengo y veo un montón de resultados a nivel artístico, social. Me acuerdo cuando nos llevaron a Medellín a las comunas, me contaban que ese era el barrio más peligroso del mundo hace seis años y hoy en día es un centro de irradiación de actividades culturales. Eso me produce una enorme admiración", aseguró.
Una prueba más de ese amor por Colombia es el recuerdo de su juventud universitaria junto a viejos cassettes de Alejo Durán que le enviaba su padre. Para sus amigos el vallenato fue un descubrimiento de música alegre que hablaba de un país y la forma de ser de sus habitantes. Desde entonces, el amor ha sido incondicional.
La última prueba será este 21 de febrero en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo en Bogotá y el próximo 23 en el Teatro Metropolitano de Medellín.
Fuente: terra.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Logo oficial de La Bacana Stereo

Nuestras noticias en Twitter...!!!