jueves, 1 de marzo de 2012

Vallenato llorón y el clásico es la diferencia que escuchan los costeños y cachacos.



Lo que en el centro del país es éxito musical, para los costeños es ' vallenato llorón'.

Para los juglares vallenatos que hace más de un siglo comenzaron a gestarse entre bonanzas de soles y vientos, las mismas que arrastraban consigo las historias de un pueblo a otro en forma de canciones, resultaría inverosímil lo que hoy es el concepto de vallenato que está arraigado en millones cachacos. (En la Costa Caribe se le llama así a todo colombiano nacido en el interior).
El presente señala que Los Inquietos, Los Gigantes del Vallenato, Nelson Velásquez, Penchy Castro y Gusy y Beto, entre otros intérpretes que no paralizan el tráfico en las calles de La Guajira, el Magdalena o el Cesar, son auténticos imanes taquilleros en Bogotá, Medellín, Ibagué y más poblaciones de la Región Andina. (Vea aquí la historia de Martín Elías, el 'terremoto vallenato')
Es bueno aclarar que otros cantantes como Felipe Peláez, Jorge Celedón, Silvestre Dangond, Peter Manjarrés (hablando de los más jóvenes), junto a los considerados grandes como Diomedes Díaz, Poncho Zuleta y Beto Zabaleta han trascendido en cualquier rincón nacional. (Imágenes de músicos que comparten el mismo género cos estilos diferentes)
Lo más usual es que un costeño que visita Bogotá, sin hacer mayor esfuerzo, se encuentre con melodías de acordeón para él desconocidas. Taxis, busetas y fiestas en barrios populares son lugares idóneos para ver a los cachacos cantando, bailando y hasta dedicando temas que el caribeño apenas descubre.
Los Inquietos o Los Gigantes son algunas de las agrupaciones que se han dedicado a las letras románticas, las que algunos críticos consideran baladas con acordeón. Estas mismas, en Barranquilla o Santa Marta son catalogadas por expertos (algunas veces de manera despectiva) como canciones lloronas.
El cantautor y acordeonero Alfredo Gutiérrez, tres veces Rey en el Festival de la Leyenda Vallenata, considera que lo interpretado por algunos de los cantantes mencionados se ha tergiversado. "Creen que todo lo que lleva acordeón es vallenato. Eso ocurre en el interior e igualmente en la Costa Caribe. Hace muchos años quienes presentan las canciones no son personas estudiosas. Los que saben de vallenato no trabajan en la radio", expresó de manera contundente.
La emblemática voz de Los Corraleros de Majagual agregó: "No quiero decir que todos los productos sean malos, sino que simplemente no es vallenato lo que tocan".
Dalia Bernal, directora y programadora de Olímpica Estéreo en Bogotá, emisora cuyo 60 por ciento de programación es vallenata, sostiene que en la capital los artistas nuevos que han buscado mantener el estilo de sus predecesores se han llevado el calificativo de imitadores. De esta forma ganaron terreno los llamados románticos.
"Los románticos o llorones tienen gran impacto en los estratos 1, 2 y 3. No podemos organizar un evento en un sitio como el Parque El Tunal sin llevar a Nelson Velásquez o a Los Gigantes", manifestó sorprendida.
Según Jair López, empresario de Los Inquietos, esta agrupación cumple con un promedio de 100 presentaciones anuales, de las cuales solo 2 ó 3 se hacen en poblaciones costeñas.
'Solo Dios sabrá', de Los Gigantes y 'Ok', de Jorge Celedón, son algunos de los éxitos populares del momento. Lejos de las polémicas y de lo que sentirían los cronistas que hicieron literatura con acordeones, es claro que los números han justificado las transformaciones.
WILHELM GARAVITO MALDONADO
Fuente: EL TIEMPO

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Logo oficial de La Bacana Stereo

Nuestras noticias en Twitter...!!!